< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La Constituyente y las aspiraciones de los pueblos originarios

 

MIENTRAS SECTORES IMPORTANTES de los trabajadores y el pueblo pensaron que la asamblea podía ser el mecanismo para “refundar el país” al servicio de las grandes mayorías nacionales, resulta que la misma se ha convertido, gracias al MAS, en un escenario para que la derecha levante cabeza, se recomponga e imponga sus condiciones. Ya no está en discusión el problema de los recursos naturales, tampoco la tierra para el campesino o el territorio para los pueblos originarios. Los cívicos y empresarios son los que imponen su agenda, como las autonomías departamentales, “seguridad jurídica” a las transnacionales y terratenientes, etc. El MAS cede en todas y en cada una de las demandas de la clase dominante.
Sin embargo, los intentos de pactos y acuerdos a espaldas y contra los trabajadores y el pueblo, tropiezan con obstáculos, pugnas y crisis como la que vemos hoy por el tema de la capitalía.

Ahora, varias organizaciones campesinas, de colonizadores, cocaleros y pueblos indígenas discuten movilizarse a Sucre. Pero esto no puede ser para servir de “factor de presión” en la discusión sobre la sede de los poderes y la negociación polítioca entre gobierno y opositores.
El problema no es dónde funciona el Congreso y el ejecutivo. Se trata de si la tierra y el territorio, la propiedad de los recursos naturales, el salario y el trabajo, las empresas capitalizadas, y demás demandas populares frente a los grandes problemas nacionales, seguirán subordinados a la política de pactos de Evo Morales y García Linera con los representantes de empresarios, terratenientes y transnacionales, o se acabará con la burla a las aspiraciones democráticas de los trabajadores y el pueblo.

La única forma de lograr respuestas de fondo es con la más amplia movilización de los trabajadores, los campesinos, los pueblos originarios, hasta derrotar a la derecha, quebrar su poder económico y político (esto es, destruir su propiedad sobre la tierra, las empresas, su control de los recursos naturales) y reabrir así el camino a una solución de fondo, obrera y campesina.

La movilización por nuestras propias demandas es el camino. Los sindicatos del Trópico de Cochabamba, los “Ponchos Rojos”, y otras organizaciones campesinas y populares han anunciado movilizaciones para “garantizar el funcionamiento de la Asamblea”, confiando aun en que sus demandas puedan llegar a ser consideradas por esta semimoribunda Constituyente, que nació atada a los pactos y condicionada por la derecha. Sin embargo, les decimos fraternalmente que la mejor manera de evitar que la derecha imponga su agenda a costa de las demandas campesinas y originarias es la lucha y movilización para imponer a la todas y cada una de las demandas, empezando por la efectiva recuperación de los recursos naturales, la tierra y el territorio, y sin aceptar pactos o componendas.

Por Javo Ferreira