< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Los trabajadores necesitamos nuestra propia herramienta política

 

LA CLASE OBRERA no tiene hoy una expresión política propia, que haga escuchar a nivel nacional la voz de los trabajadores, que represente sus demandas inmediatas y sus intereses históricos como clase, que pueda plantear una política independiente para enfrentar a la derecha en crisis como la actual.

Hay que cambiar esta situación. Los miles de obreras y obreros que cada día con mayor confianza en sus propias fuerzas discuten cómo organizarse en su lugar de trabajo, cómo reclamar por el salario o contra la prepotencia patronal, que se interesan por lo que ocurre en el país y por las experiencias de otros trabajadores, necesitan también una herramienta política. Es que no basta con la lucha a nivel sindical. Ésta es fundamental, pero no alcanza para asegurar respuesta las demandas ni para abrir una perspectiva distinta, una respuesta de los trabajadores a los grandes problemas nacionales.
Lamentablemente la dirección de la COB, subordinada al gobierno, “cajoneó” el debate sobre un instrumento político de los trabajadores. Sin embargo, la necesidad de una herramienta política de la clase trabajadora, independiente del gobierno y de los empresarios y basada en los sindicatos, se hace sentir cada vez más.

¿Cómo avanzar? Un primer paso es defender y recuperar la plena independencia política de la COB y nuestras organizaciones sindicales frente al gobierno del MAS y los partidos empresariales. Un segundo paso es abrir el debate entre los sindicatos combativos y los trabajadores en general sobre cómo avanzar en la organización política.
Los socialistas revolucionarios de la LOR-CI proponemos discutir las bases de un gran partido o instrumento de los trabajadores, basado en los sindicatos, con democracia obrera y donde discutir qué programa hace falta para transformar el país en función de las necesidades de la clase obrera, el pueblo pobre y los pueblos originarios