< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Estados Unidos

Después del triunfo de Bush


Por Eduardo Molina
 

La sangrienta ofensiva militar contra Fallujah es una muestra de cómo el gobierno Bush pretende aprovechar su reelección como una legitimación de sus políticas reaccionarias en el terreno doméstico, como a nivel internacional. Indudablemente, los efectos políticos de esta reelcción en la potencia imperialista más poderosa de la Tierra se harán sentir incluso en este lejano rincón de los Andes: podemos estar seguros de que el Embajador en La Paz se pondrá aun más prepotente. ¿Pero, por qué venció Bush y cuáles son las perspectivas que esto plantea?



Bush y Kerry

Kerry, candidato del partido demócrata, levantó una política tan reaccionaria como Bush, apoyando la “guerra contra el terrorismo”, algo que no debería sorprender a nadie, dado el carácter completamente imperialista y cada vez más derechista de ésta segunda cabeza del tradicional bipartidismo yanqui. Esto facilitó las cosas para el Partido Republicano, que logró atraerse el voto de las capas medias y a parte de la aristocracia obrera privilegiada, mientras que Kerry no podía entusiasmar a las categorías de obreros más explotados ni a los oprimidos negros y latinos, que en su mayoría no asisten a votar.

Sólo una minoría de los potenciales votantes asistió a las urnas, facilitando el predominio del voto blanco, conservador e influido por la derecha religiosa que le dio el primer lugar a Bush.

Pero ni estos resultados electorales ni los llamados a la “unidad nacional” de Kerry tras reconocer su derrota, pueden ocultar la profundidad de la polarización que recorre a la sociedad norteamericana, entre las tensiones que crea una guerra cada vez más impopular, la pérdida de empleos, la pobreza que afecta ya no sólo a las minorías sino a crecientes capas de trabajadores, los escandalosos negociados de las grandes corporaciones, los abusos policiales y el recorte de los derechos sociales y civiles.

Pese a su dominio en el Congreso y muchos Estados, a Bush le será difícil hacer pasar sin resistencia sus propuestas reaccionarias y nuevos ataques contra los trabajadores y las minorías.

En estas elecciones, resalta una vez más el atraso político de la mayoría de la poderosa clase obrera de EE.UU. y la ausencia de un alternativa de clase. Lamentablemente, la mayor parte de los grupos de izquierda norteamericana dio su apoyo al centroizquierdista Ralph Nader (que salió 3º con menos del 1% de los votos), en lugar de sumar esfuerzos para impulsar esa tarea histórica.

El mundo según Bush

La reelección de Bush alimenta en los círculos dirigentes de Washington la idea de ejercer mayor presión a escala internacional y reafirmar las pretensiones yanquis de recomponer un dominio mundial unilateral más amplio para Estados Unidos. Sin embargo, esto puede tensar aun más las contradicciones interimperialistas, especialmente con Francia y Alemania, que impulsan el proyecto imperialista de una “Europa Unida” para contrapesar el poderío yanqui. También es posible que agrande el rechazo incluso entre sectores burgueses y gobiernos que aunque sean proimperialistas, no están dispuestos a aceptar sin más las imposiciones unilaterales y la prepotencia yanqui.

Por ejemplo, es difícil que Bush pueda revertir la pérdida de “consenso” en América Latina, donde el proyecto de un ALCA continental hegemonizado por las corporaciones yanquis se ha debilitado, los recambios electorales en varios países muestran el deterioro de los agentes neoliberales del imperialismo, y la lucha de masas ha derribado a algunos de ellos, como a Goni en Bolivia.

En Irak, con su esfuerzo por doblegar mediante la masacre la creciente resistencia, Bush trata de reafirmar no sólo el control del país y de su petróleo, sino ir imponiendo un curso más reaccionario en la situación internacional.

Pero es muy posible que en el esfuerzo reaccionario guerrerista de Bush. Lejos de imponerse fácilmente, termine chocando contra las contradicciones de la economía y el sistema de Estados internacional, e incluso despertando una mayor resistencia de la clase obrera y los pueblos oprimidos.