< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


MST: un grupo que perdió el rumbo

 

El miércoles 15 de agosto en un Seminario sobre las autonomías, que se llevó a cabo en el Paraninfo universitario (UMSA), y en el que participaban miembros de la derecha como PODEMOS y del oficialismo (MAS), fui agredida por militantes del MST (Movimiento Socialista de los Trabajadores, quienes tenían también un expositor.
Soy militante de la LOR-CI y con mis compañeros difundíamos nuestros materiales, entre ellos el quincenario Palabra Obrera, en nuestra mesa ubicada en el Hall. Cuando me dirigía a vender el periódico al interior del paraninfo me detuvieron en la puerta exigiéndome el ticket de entrada, les contesté que solo quería ofrecer mis periódicos. Fue en ese momento cuando militantes del MST me trancaron el paso afirmando que no podía venderlo, aludiendo que molestábamos el desenvolvimiento del seminario, aunque ni siquiera había empezado.

Ante mi negativa a salir, ya que como cualquier estudiante, en una universidad pública autónoma, tengo el derecho básico de vender los materiales de mi organización, me amenazaron con traer personal de seguridad y me empujaron y jalaron y anunciaron traer compañeras para que terminen por sacarme.
Esta no es una actitud digna de un grupo que se dice revolucionario, que mientras permite que desde la testera hablen la derecha y el partido de gobierno, impiden en forma escandalosa que una prensa obrera se difunda.
El intento, fracasado, de impedir la difusión de nuestra prensa, muestra la tendencia a la descomposición de un pequeño grupo de estudiantes que ha perdido el rumbo. Rompieron con su organización internacional, sobre la base de diferencias desconocidas incluso para ellos mismos. Están profundamente estancados en su construcción universitaria, y no han mostrado ningún interés en dirigirse hacia el movimiento obrero, en momentos en que el mismo empieza a mostrar signos de innegable recomposición. Llamamos a los estudiantes honestos del MST a reflexionar sobre la conducta y el rumbo de su organización.

Por Nadia