< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


El triunfo del Frente Amplio en Uruguay y los gobiernos de la “izquierda responsable”


Por E.M.
 

El triunfo en la primera vuelta del Frente Amplio, con el 51% de los votos, fue saludado por la mayor parte de la izquierda reformista y en particular por dirigentes del MAS en Bolivia, como una muestra de que es la hora de las “alternativas antineoliberales” y el camino por el cual una izquierda “no dogmática” puede llegar al poder.

De hecho, el “gran plan” de Evo Morales y sus socios en la dirección del MAS es repetir en Bolivia, comenzando en estas elecciones municipales y terminando por las nacionales que deberían llevarse en el 2007, el camino de Lula en Brasil y ahora de Tabaré Vázquez en Uruguay.

Ya hemos visto a Lula pactando con el FMI, defendiendo a los terratenientes de los campesinos sin tierra y protegiendo a los empresarios de los reclamos salariales de los obreros brasileños y felicitando a Bush por su reelección. Además, lo hemos visto abrazándose con Carlos Mesa y enviando a sus emisarios y ministros para proteger los intereses del pulpo Petrobras.

Con respecto a Tabaré Vázquez y los dirigentes del frente Amplio uruguayo, no perdieron un momento en aclarar por milésima vez que su gobierno será de “izquierda responsable”, que el problema de uruguay “no es el socialismo sino llegar a fin de mes” y otras decalraciones pro el estilo, con lo que quieren decirla a la burguesía y el imperialismo que no tienen nada que temer y que respetarán el programa neoliberal, y a los trabajadores y el pueblo uruguayo, que no se hagan mayores ilusiones, que no se anularán las privatizaciones, no se liquidará el desempleo ni subirán los salarios. Ya están comenzando a negociar con el FMI las garantías para que esto sea así.

Por estos mismos días, en Ecuador , el presidente Lucio Gutérrez, otro de los “progresistas” y “antineoliberales” que llegó al Gobierno con el apoyo de los indigenistas, los maoístas y otras fuerzas reformistas, enfrenta una de sus horas de mayor desprestigio y su partido fue prácticamente barrido en las elecciones municipales. Gutiérrez era hasta no hace mucho un ejemplo del “militar patriota” con que el MAS y otros reformistas sueñan para Bolivia... Sin embargo, apenas llegó al poder pactó con el FMI, entregó los hidrocarburos a las transnacionales y mantuvo la nefasta “dolarización” que hunde en la miseria a los ecuatorianos.

Los casos de Brasil, Ecuador y ahora Uruguay muestran, una vez más, que este camino lejos de significar la derrota de los “neoliberales” garantiza la continuidad de sus planes. La estrategia de la izquierda reformista, de hacer grandes frentes electorales incluso con sectores burgueses y con un programa de “humanizar al capitalismo” sin tocar la propiedad de los grandes empresarios y terratenientes, manteniendo el pago de la deuda externa y sin expulsar al FMI y las transnacionales, es sólo un engaño para los trabajadores y campesinos. Una vez en el poder, son gobiernos burgueses, que gobiernan para la burguesía y se arrodillan ante el imperialismo. Por eso, llamamos a no dar la menor confianza a este tipo de gobiernos que nos proponen los Lula, Evo Morales o Tabaré Vázquez y avanzar por el camino de la movilización obrera y popular, para que la clase obrera levante su propia política, obrera, de independencia de clase, para ponerse al frente de la nación oprimida en base a un programa de ruptura con los capitalistas y el imperialismo.