< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La política del Pacto de Unidad y de la COB

¿Cómo enfrentar a la derecha?

 

LAS ORGANIZACIONES congregadas en el Pacto de Unidad (la Confederación campesina CSUTCB, las 6 Federaciones de Colonizadores del Trópico cochabambinos, la Federación de mujeres campesinas y otras) que apoyan al gobierno de Evo Morales, convocaron a la “cumbre social y cultural” del lunes 10 en Sucre, con la consigna de exigir la continuidad de la Asamblea. Se había prometido reunir 100.000 campesinos e indígenas, pero el propio MAS “puso el freno” para no poner piedras en el camino de la negociación y finalmente, en el estadio Patria se congregaron unas 15.000 personas. Entre tanto, las juntas vecinales paceñas y la COR de El Alto marcharon en apoyo al gobierno y la Constituyente con la consigna de que “la sede no se mueve”(contra el traslado de los poderes a Sucre).

Estas acciones están enmarcadas en una política de cautelosa presión, según los objetivos del MAS en la negociación con la derecha.

El Pacto de Unidad afirma que “Los movimientos sociales del campo y la ciudad defenderemos el proceso de cambio a la cabeza del hermano Evo Morales Ayma, Presidente Constitucional de la República” e insinuó conformar “comités de defensa de la Asamblea Constituyente” aunque sin fijar ninguna propuesta clara de movilización.

En realidad plantean un camino completamente impotente de presión sobre la Asamblea, pues está subordinado a la estrategia del MAS de conciliación con los representantes de los empresarios, los terratenientes y las transnacionales que sólo ha servido para que la derecha levante cabeza y se envalentone cada vez más.
Los “descontentos” del MAS se disciplinan a la “línea pactista” cada vez que Evo los llama al orden.
Por eso los dirigentes ni hablan de los problemas más urgentes de los trabajadores y el pueblo, como el aumento del costo de vida, el salario y otras reivindicaciones postergadas. Más allá de los discursos, tampoco plantearon medidas concretas de lucha contra la derecha empresarial y terrateniente aunque Evo, Antonio Peredo y otros dirigentes afirman que hay una conspiración en marcha.

El camino es la movilización

Si los dirigentes de la CSUTCB, de los cocaleros y la COB quisieran efectivizar una lucha frontal contra la reacción, el único camino es el de la movilización general de los trabajadores, los campesinos, los pueblos originarios, sin subordinarse políticamente al gobierno y levantando un programa que una las demandas inmediatas más sentidas, como el salario y el empleo, a la satisfacción de las tareas nacionales y democráticas pendientes (y “olvidadas” en la Asamblea), como una reforma agraria radical, nacionalizar los recursos naturales y las empresas capitalizadas, territorio y respeto al derecho de auto determinación de los pueblos originarios y la ruptura con el imperialismo, poniendo en pie de guerra a las fuerzas obreras y populares e impulsando la autodefensa de masas contra los ataques y provocaciones de los grupos de choque como la “Juventud Cruceñista”. Un programa así es el único que puede quebrar el poder de la reacción, y, al mismo tiempo, reabrir el camino de Octubre, el de una salida obrera y campesina.