< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Internacional

NO a las amenazas de guerra y sanciones contra Irán

 

Los recientes acuerdos comerciales del gobierno de Evo Morales con el régimen de Irán y la visita del presidente de este país luego de la reunión de la ONU, han provocado violento rechazo de parte de la CANEB (Cámara Nacional de Exportadores), PODEMOS y otras voces de oposición, en desvergonzada sumisión a los intereses norteamericanos.
Los marxistas revolucionarios defendemos el derecho del Estado boliviano a establecer relaciones y acuerdos con aquellas naciones que considere conveniente, sin condicionamiento por parte de Estados Unidos y otras potencias imperialistas.

Defendemos incondicionalmente al pueblo de Irak, hoy víctima de una salvaje ocupación militar y al pueblo de Irán asediado por el imperialismo con el argumento de condicionar el uso de tecnología nuclear, pero con el objetivo real de obligar a este país a arrodillarse ante sus exigencias y así estabilizar su control de la región, donde la ocupación de Irak se ha convertido en un pantano para el gobierno Bush.

La defensa frente a la agresión imperialista no significa que estemos de acuerdo con el régimen teocrático que impera en Irán, sin embargo consideramos que son los pueblos de Irán e Irak los llamados a resolver sus propios destinos. La siguiente nota sobre la política imperialista hacia Irán, ha sido tomada de LVO nº 153, semanario de nuestra organización hermana en Argentina, el PTS.
Operación aislamiento a Irán

HAY UNA GRAN CAMPAÑA internacional contra Irán, encabezada por el nuevo presidente francés, Nicolás Sarkozy y que cuenta con el visto bueno de la Casa Blanca. Con ella buscan aislar diplomáticamente al régimen iraní. El objetivo de tal presión internacional es lograr que el gobierno de Teherán se avenga a una negociación sobre Irak con su contraparte norteamericana, pero con menores pretensiones que en las fracasadas rondas bilaterales realizadas en los pasados meses; y, eventualmente justificar una acción guerrerista contra aquél país, aunque por ahora esta posibilidad no está planteada en lo inmediato y su ejecución podría traer más desventajas que beneficios para EE.UU.

Esto es lo que se pudo ver en la 62 Asamblea General de la ONU en Nueva York. En su discurso Sarkozy dijo que “si la comunidad internacional deja que Irán se dote de armas nucleares, estaremos asumiendo un riesgo inaceptable para la estabilidad en la región y en el mundo entero”. El mandatario advirtió que “la debilidad y la dejación no llevarán a la paz, sino a la guerra”. Por último aseveró: “Quiero decir en nombre de Francia que esta crisis sólo será resuelta si van a la par la firmeza y el diálogo”. El pasado día 16, el ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, llegó al extremo de decir que el mundo debía “prepararse para lo peor”, esto es, para “la guerra”, ante las ambiciones nucleares de Teherán, aunque días después, Sarkozy se desmarcó ligeramente de las declaraciones de su ministro al decir que Francia no quiere una guerra.

Por su parte, Bush se transformó súbitamente en un promotor de la paz y los derechos humanos, con un discurso “humanista”, “solidario”, olvidando por un momento su discutida “guerra contra el terrorismo” y recordando a los gobernantes presentes su responsabilidad en luchar contra la opresión y contra los regímenes
tiránicos. Que los delegados a la Asamblea de la ONU permanezcan sentados y aplaudan cortésmente esta arenga hipócrita del principal criminal de guerra de la actualidad, responsable nada más ni nada menos que de la muerte de más de 700.000 iraquíes con su invasión, es una muestra patética de la complicidad de todos los gobiernos mundiales y de la ONU misma con esta política reaccionaria y asesina.

Así mientras el presidente francés hace de “policía malo” y Bush de “policía bueno”, el objetivo de ambos es ir acorralando a Irán y que éste se sienta aislado y con menos confianza que hace unas semanas cuando se disponía con tono triunfante a llenar el vacío dejado por el fracaso de la invasión norteamericana a Irak.
En este marco, el día lunes la Secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, dijo que no veía signos de conversaciones con Irán sobre el tema de Irak. Sin embargo, ella dijo que la administración Bush “dejaría
abierto tal canal”, a pesar de que probablemente “no lo siga inmediatamente”. En otras palabras, EE.UU. está buscando crear un contexto internacional favorable que haga repensar sus opciones al régimen iraní. De ahí la andanada diplomática de las últimas semanas encabezada por Francia.

Angela Merkel, canciller alemana, a su vez expresó que si Irán posee el arma nuclear, Israel pero también Europa “sufrirán consecuencias devastadoras”, exigiendo nuevas sanciones. Holanda habla de la obligación moral de resistir al programa nuclear iraní. Italia también apoya nuevas sanciones. A su vez, la aviación israelí el pasado 6 de septiembre realizó una operación, increíblemente guardada en secreto, en el norte de Siria en respuesta aparentemente a “un cargamento de material nuclear”, lo que constituye un alerta hacia Irán (a la vez que el pasado lunes el departamento de Estado norteamericano invitó a Siria- el único aliado de Irán y con el cual EE.UU. no dialoga desde hace años- a una conferencia internacional sobre los territorios palestinos, para noviembre).

En síntesis, el objetivo es hacer que Irán se sienta aislado, hacerlo temer que sus enemigos están al borde de usar la fuerza militar y hacerlo sentir que la menos mala de todas las opciones es reabrir las negociaciones con EE.UU. El resultado de esta estrategia aún no lo sabemos. Podría fracasar como tantas acciones programadas por EE.UU. en su desastrosa operación iraquí.

Por Juan Chingo


Los socialistas revolucionarios de la LORCI, consideramos que solo la clase obrera de aquellos pueblos juntos a los sectores oprimidos son los únicos capaces de ofrecer una genuina salida contra la barbarie imperialista y las corrientes teocráticas que con su estrategia de colaboración de clases, de opresión de la mujer y de otros pueblos y religiones, facilitan la labor del imperialismo. Solo poniendo por norte la lucha por una Federación de Repúblicas Socialistas del Medio Oriente, es posible garantizar una salida progresiva a las actuales condiciones de opresión que sufren los pueblos del Medio Oriente.