< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Ley al gusto de las petroleras

 

Un punto clave del acuerdo fue descartar los principales puntos del proyecto elaborado en la Comisión económica que preside Santos Ramírez (MAS) y que se trataba en diputados.
Esto implica rechazar la subida de las regalías al 50%, acordando en la propuesta de 18% en regalías y 32% en impuestos, que es la más favorable para las petroleras, pues permite maniobras de evasión y fraude al país y nunca se cumplirá el 50%.

Además, se revisará el Art. 5, que disponía la migración obligatoria de los viejos contratos a los nuevos, acomodados a esta nueva Ley, “consensuando” con las empresas. También cambiarán los términos de refundación de YPFB para no molestar a las petroleras.

Así, el gran negocio del gas les será garantizado en las próximas décadas tal como Repsol, Petrobras, etc.

Pero el proyecto de Ley que impulsaba el MAS no era ni siquiera nacionalista, aunque el Gobierno la acusara de “confiscatoria” o “irreal”. Lejos de rescindir los contratos de riesgo compartido, lesivos para el país, fraudulentos y llenos de fallas e incumplimientos legales, sólo imponía “migrar” a nuevos contratos, aumentando al 50% las regalías y algunas exigencias menores. Simplemente aceptaba la entrega del gas a estos pulpos “regateando” algunas concesiones.

Pero son tan voraces y prepotentes las multinacionales que hasta esas modestas pretensiones rechazan.

El único camino para la efectiva recuperación del gas es luchar por la expulsión de estos pulpos y la nacionalización de toda la industria de hidrocarburos sin indemnización y bajo control de los trabajadores.