< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


“La Niña” desnuda las lacras del capitalismo

¡Medidas de emergencia para resolver el drama social!

 

El “Fenómeno de la Niña” ha dejado un desastre: inundaciones en el Beni, Santa Cruz y otros departamentos. Sequías en el Gran Chaco. Heladas en el Altiplano. Graves daños en varias ciudades (como la falta de agua por tres semanas a 300.000 habitantes de La Paz). 75 mil familias han sido afectadas, son miles los evacuados que han perdido todo y hay al menos 60 muertos. También son grandes las pérdidas materiales (agricultura, caminos, viviendas, producción).

No es una simple desgracia natural, su impacto se agrava ante la miserable realidad del capitalismo nacional: depredación de bosques y suelos, falta de obras civiles y defensivos, falta de planificación. Como siempre, los que más sufren son los pobres, condenados a vivir y a trabajar en los peores terrenos, sin recibir nunca adecuada atención a sus demandas ni ayuda suficiente. Y así como desnuda el brutal egoísmo de clase de los empresarios y terratenientes, preocupados por salvar sus vaquitas sin importarles que los “indios” se ahoguen, desnuda también la debilidad y precariedad de los medios estatales, la inoperancia e ineficacia del gobierno nacional como de las prefecturas, incapaces de prever y actuar ante un desastre anunciado desde el año pasado, pues se sabía que “la Niña” se presentaría.

Ante la catástrofe, hacen faltas medidas inmediatas: expropiación de las existencias de alimentos, materiales, medicamentos, etc., que acaparan las grandes empresas, para abastecer de inmediato las necesidades. Comités de afectados pobres para controlar el reparto de la ayuda, controlando un Plan de reconstrucción y de obras que dé trabajo digno y regular a todos los que quedaron desocupados por el desastre, disponiendo para ello los recursos que el Estado mantiene inmovilizados en las reservas internacionales y el Tesoro Nacional, así como no pagando la deuda externa. Reforma agraria radical e inmediata para reubicar a los pequeños productores en tierras adecuadas y seguras.