< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Hace falta un verdadero plan de lucha de la COB

 

EL 18 DE FEBRERO, como había resuelto un ampliado anterior, la COB llamó a la Huelga General Indefinida exigiendo la atención del pliego de demandas de la Central, en especial la que se refiere a la Ley de Pensiones. Huelga General no hubo, aunque se produjeron algunas acciones en Tarija, Cochabamba, Oruro, una gran marcha en Potosí y un breve bloqueo de caminos en La Apacheta camino La Paz-Oruro. A las 48 horas, se suspendió la medida ante una nueva invitación a dialogar por el Gobierno. Sin embargo, se siguieron produciendo algunas acciones, como el bloqueo de la autopista El Alto-La Paz por los fabriles, con participación de varios sindicatos importantes, como Embol, Leche PIL, etc., el martes 23 de febrero. Ahora, la COB ha llamado a nuevas movilizaciones para el mes de marzo, mientras los maestros urbanos también se preparan para salir a la lucha. Por abajo, crece el malestar y en distintos sectores se discute el problema salarial y en algunas empresas, como el Aeropuerto de El Alto, se comienza a discutir un pedido del 30% de aumento.

Todo esto muestra que hay, entre los trabajadores, una creciente disposición para salir a la lucha por el salario y otras demandas. Sin embargo, no bastan para ello medidas lanzadas por arriba, sin un amplio debate en la base y sin ninguna preparación política y organizativa seria, como fue el llamado a la “huelga general indefinida” del 18. Estamos en contra del aventurerismo de lanzar medidas de fuerza inconsultas y sin preparación que solo debilitan las fuerzas de los trabajadores y el pueblo, y que la burocracia utiliza para hacer “como si se dispusiera a la más radical de las luchas” siendo en realidad una simple presión para sentarse a negociar al día siguiente, amablemente, con los ministros de Evo o con los empresarios de cada sector.

La política de las direcciones

No se puede depositar la menor confianza en la dirección de la COB. En los dos últimos años el Comité Ejecutivo dirigido por Pedro Montes se ha ubicado como una “pata izquierda” del gobierno, con algunas críticas pero manteniendo un largo e improductivo “diálogo” y “mirando para otro lado” ante las distintas luchas que se produjeron.

Hoy, frente a la total falta de respuesta a sus pedidos, el rumbo del gobierno en su política de concertación con la derecha oligárquica, y el creciente malestar en las bases, intentan reacomodarse un tanto y “convencer” a Evo de girar un poco a izquierda. Esto no significa una ruptura de su política de “buenas relaciones” y “apoyo crítico” al MAS sino un “endurecimiento” para presionar sin preparar una lucha a fondo. Solo así se puede entender la actitud de los representantes de la CTEUB (Confederación del magisterio urbano), dirigida por el PCB, aliado del gobierno, que en la COB impulsaron la declaratoria de la Huelga General Indefinida, cuando ellos mismos no estaban dispuestos a acatarla en el magisterio nacional.

En fabriles, la Confederación y la Federación Departamental de La Paz, no han intentado en ningún momento garantizar un verdadero paro en las grandes empresas, respetando de esta forma la “productividad” de los patrones y limitando las acciones a marchas y bloqueos parciales que no permiten concentrar la presión que se viene acumulando en fábricas y talleres ante el virtual congelamiento salarial y las extenuantes condiciones de trabajo. Por su parte, la COR de El Alto, dirigida por el MAS, ni siquiera tomó en cuenta el llamado de la COB.

¡Impongamos un verdadero plan de lucha!

Para defender el salario, enfrentar el despotismo empresarial, cambiar el actual sistema de pensiones e imponer el conjunto de las demandas de los trabajadores y otros reclamos incluidos en el pliego de la COB, hace falta concentrar fuerzas y definir un verdadero plan de lucha, discutido ampliamente en las asambleas de base de los trabajadores, llamando a Encuentros sectoriales, regionales y nacionales con delegados de base elegidos y con mandato de sus asambleas, que permitan garantizar la efectividad de las medidas que se decidan pues para una lucha en serio no bastan los rutinarios Ampliados con unos cuantos dirigentes.

Otra cuestión fundamental es rodear de solidaridad efectiva a los trabajadores que salen a luchar o intentan organizarse sindicalmente en fábricas, empresas y talleres. Coordinar las luchas es fundamental para ayudar a su triunfo, y a unir y poner en pie las fuerzas del movimiento obrero.

Pero no basta la lucha por las demandas. Hay que ligarlas a una posición obrera independiente frente a la crisis nacional, cuestión que también debemos discutir y resolver en instancias como los Encuentros y Congresos.
Los sectores y sindicatos combativos, como el magisterio urbano de La Paz, los mineros de Huanuni, los nuevos sindicatos que vienen surgiendo en El Alto y otras ciudades, etc., los trabajadores de vanguardia que quieren pelear y organizarse, no deben actuar aislados. Hace falta unir fuerzas y tomar la iniciativa en la solidaridad, la unidad y la coordinación, impulsando un plan de lucha como éste hasta imponerlo en la COB y las organizaciones matrices, y defendiendo la independencia política y organizativa de las organizaciones obreras.

Por Javo Ferreira