< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Almacenes Aduaneros

¡Reversión al Estado con Control Obrero Colectivo!

 

Desde fines de octubre pasado, luego del paro de los trabajadores y con la posterior intervención de la Aduana en la empresa DBU-Swissport (transnacional que operaba los almacenes aduaneros), las demandas de los trabajadores no solo que no han sido atendidas sino que los representantes del gobierno intentaron una ofensiva, buscando que los trabajadores firmen contratos civiles, cuestión que ya ha sido rechazada.

Recordemos que los trabajadores reclamaban la reversión al Estado bajo control obrero colectivo, para asegurar la estabilidad laboral pudiendo crear nuevos puestos de trabajo y asegurar que los Almacenes dejaran beneficios para el Estado y el pueblo boliviano, sin volver a ser “botín político” y fuente de corrupción de funcionarios puestos a dedo como pasaba en las antiguas empresas públicas.

Pero el gobierno de Evo Morales puso al frente de la Aduana nacional nada menos que al ex Gral. Cesar López Saavedra, ex jefe del Estado Mayor durante la masacre de Octubre del 2003, para aplicar una política que rechaza los planteos obreros.

En enero, la Intervención ha hecho llegar al sindicato un proyecto de Decreto presidencial en el que se sugiere la posibilidad de revertir al Estado la administración de los almacenes, pero que en el artículo 11, refiriéndose a las condiciones laborales, indica que los estibadores estarían sujetos al régimen del estatuto del funcionario público (que prohíbe la organización sindical). Con ello se intenta barrer con la idea del control obrero colectivo que exigían los trabajadores e incluso destruir el sindicato, conquistado luego de las Jornadas de Junio del 2005. Este intento debe ser frenado. Llamamos a todos los trabajadores y al pueblo alteño a brindar nuestra solidaridad y el apoyo a las justas demandas de los trabajadores.