< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¿Qué es la Casa Obrera y juvenil y como se sostiene?

 

EN LAS ÚLTIMAS SEMANAS, algunos burócratas sindicales han lanzado una serie de afirmaciones contra la Casa Obrera y Juvenil de El Alto, indicando que se trataría de una ONG que busca dividir a la COR mediante el paralelismo sindical. Con esta campaña intentan sembrar confusión en los trabajadores con el objetivo explícito de defender el gobierno de conciliación de clases del MAS, esperando con esto recibir prebendas directamente desde palacio.

La Casa Obrera y Juvenil es una local impulsado por revolucionarios de la LORCI junto a trabajadores y jóvenes independientes que vimos la necesidad de crear un espacio al servicio de la cultura, la organización y la lucha de los trabajadores y la juventud. En sus instalaciones se formaron varios sindicatos, se coordinó la solidaridad con varias luchas obreras y populares, y cientos de trabajadores se han reunido en ella, hacen sus asambleas, consultan o discuten sobre los más diversos problemas políticos en la ciudad de El Alto y el país.

Para burócratas acostumbrados a vivir de cuotas sindicales -hasta a cobrar a veces a los trabajadores por un sello para algún trámite legal-, resulta incomprensible que la Casa se autofinancie, que los trabajadores voluntariamente aporten a su sostenimiento. La Casa Obrera y Juvenil se financia con el aporte de todos y cada uno de sus integrantes. Cada silla, mesa o libro que tenemos provienen de aportes y donaciones de trabajadores y estudiantes. Algunas de estas colaboraciones han sido colectivas, producto de luchas ganadas a los empresarios, como por ejemplo, los ex trabajadores de la basura que donaron un juego de living y otros que llegaron con placas de reconocimiento. Tenemos el orgullo de que muchos trabajadores asalariados, consideren a la Casa Obrera y Juvenil como “SU” Casa, no por casualidad, sino porque en cada huelga, movilización o problema hemos estado presentes.

Invitamos a todos los trabajadores y jóvenes a visitar la Casa, que está, como siempre, a disposición de la lucha, la organización y la cultura, del reagrupamiento de la clase obrera -son más de 60 mil los asalariados de El Alto que no se encuentran organizados y a los que la dirección de la COR les da la espalda- y el fortalecimiento de nuestras organizaciones -COB, COR y sindicatos- como instrumentos de lucha de los trabajadores, con una política de independencia de clase, de solidaridad obrera y de combate sin trinchera a los empresarios, banqueros y terratenientes.

Por Javo Ferreira