< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Asesinato de Raúl Reyes provoca crisis regional

Repudiemos provocación de Uribe


Reconocimiento de las FARC como fuerza beligerante
 

LA MASACRE de Raúl Reyes y otros 16 miembros de las FARC por el Ejército colombiano fue realizada violando el territorio ecuatoriano y constituye una clara provocación del gobierno proimperialista de Uribe que debe ser enérgicamente repudiada.

Es claro que el gobierno colombiano, uno de los más fieles aliados de Bush en la región, contó cuanto menos con el apoyo tecnológico y logístico de Estados Unidos para realizar este ataque, con el objetivo estratégico de buscar el aplastamiento y rendición incondicional de la guerrilla.

No es casual que este hecho se produzca luego de una nueva liberación unilateral de rehenes por parte de las FARC, cuestión que había fortalecido la presión internacional sobre el gobierno colombiano para que acceda al ‘canje humanitario’ que reclama la guerrilla. Uribe, cuyos lazos con los paramilitares y el narcotráfico son innegables, actuó también en beneficio de los intereses de Bush, que durante su gobierno incrementó la “ayuda militar” destinada al nefasto ‘Plan Colombia’.

El método utilizado para asesinar a Reyes, quien era el encargado de las gestiones de las FARC con distintos Estados de la región y de la Unión Europea, recuerda acciones similares de Israel contra dirigentes y activistas palestinos y de acuerdo a la doctrina de la ‘guerra preventiva’ practicada por EE.UU.
La entrada de tropas colombianas en territorio ecuatoriano sienta un precedente de enorme gravedad, ya que Uribe pretende legitimar la presencia de sus tropas en territorio extranjero, en la misma línea que el gobierno de Bush lo hizo con operaciones militares y detención de prisioneros en distintos países.

En medio de una fuerte polarización política en la región, la ruptura de relaciones entre Ecuador y Colombia, la expulsión del embajador colombiano de Venezuela y el cierre de fronteras entre estos países con movilización de tropas han extremado la tensión. Mientras Uribe, Alan García y sus aliados locales (como Tuto Quiroga y UNITEL) hacen propaganda antichavista según la letra que les pasa la Embajada; la OEA, junto a los gobiernos de Brasil y Argentina, parecen querer “mediar” para evitar una condena generalizada al gobierno de Uribe.

Es lamentable la conciliadora posición del gobierno nacional, por boca del canciller Choquehuanca, esperando que “no se perjudique el proceso de integración” cuando hacía falta una clara toma de posición contra la agresión de Uribe.

Sostenemos el derecho de Ecuador o cualquier otro país latinoamericano a defenderse frente a agresiones de carácter contrarrevolucionario y proimperialistas como la de la semana pasada. Llamamos a apoyar la lucha de los trabajadores, campesinos y estudiantes de Colombia contra el régimen entreguista y masacrador de Uribe. Llamamos a la unidad de los obreros y campesinos de Colombia, Ecuador y Venezuela contra el imperialismo y sus agentes. Exigimos el reconocimiento de las FARC como fuerza beligerante al gobierno del MAS. Las organizaciones sindicales bolivianas deben sumarse a la campaña internacional en repudio a la masacre y contra los planes imperialistas. Por la movilización internacional de los trabajadores y oprimidos del continente, en el camino de la unidad económica y política de América Latina.