< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Privatizan Karachipampa y Corocoro

El XXX Congreso de los trabajadores mineros debe enfrentar la entrega

 

El gobierno de Evo Morales ha entregado la fundición de Karachipampa, terminada en 1984 al enorme costo para el Estado y el pueblo bolivianos de 190 millones de dólares, a la transnacional canadiense Atlas Precious Metals en menos de la mitad de lo que costó.

Entre tanto, adelanta negociaciones con empresarios coreanos para que se hagan cargo de Corocoro, el gran yacimiento de cobre en La Paz.

En ambos casos, no se trata siquiera de emprendimientos nuevos, sino de instalaciones desarrolladas por el Estado a través de COMIBOL e inactivos desde hace años. Es lamentable que algunos dirigentes sindicales del sector lleguen a justificar esta política privatizadora y entreguista con el argumento de que “el Estado no tiene recursos económicos”.

El Gobierno, que acaba de destinar 600 millones de dólares para un “fondo productivo” a favor de los empresarios y exportadores, tiene recursos más que suficientes para reactivar esas y otras explotaciones mineras, pero no lo hace pues su política minera está jugada a la colaboración con las transnacionales a costa de los intereses nacionales y de los trabajadores. Por eso también regatea recursos para potenciar a Huanuni y no quiere integrar a la Fundición de Vinto, como puntales de una nueva minería nacionalizada.

Tras varias demoras, se ha dispuesto que el XXXº congreso de la FSTMB (Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia) se reúna entre el 24 y el 28 de marzo, en Villa Chuquiña, en el distrito minero de Inti Raymi (Oruro).

Uno de los temas prioritarios que debieran discutir en él los trabajadores del subsuelo es cómo levantar para un programa obrero para la minería, que comenzando por defender el salario, la seguridad laboral, el cambio del sistema de pensiones y una digna seguridad social, rechace la entrega de El Mutún, Karachipampa, Corocoro y otros distritos, impulse la nacionalización sin pago de las grandes empresas que explotan los recursos minerales de la nación, y la unificación en una gran empresa estatal integrada bajo el control y administración directa de los trabajadores, a partir de la conquista que significan Huanuni -con la experiencia del “control social” y Vinto nacionalizadas.

Todo esto es imposible sin romper la subordinación política de las organizaciones sindicales al gobierno.