< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¡Abajo la reacción empresarial, terrateniente y proimperialista! ¡No a la mediación de la OEA y la Iglesia y los pactos del MAS con la derecha!

 

NO PASARAN

LA DERECHA PROIMPERIALISTA, con el Prefecto y los “Cívicos” de Santa Cruz a la cabeza, redobla su ofensiva. El objetivo inmediato es imponer el 4 de mayo un estatuto autonómico reaccionario en Santa Cruz y luego en el resto de la “media luna”, así como bloquear la nueva Constitución e imponer sus condiciones en cualquier negociación. Así quieren proteger la gran propiedad terrateniente, las enormes ganancias de los empresarios y la entrega del gas y los recursos naturales al capital extranjero; impedir que los trabajadores, los campesinos, pueblos originarios y sectores populares empobrecidos conquisten sus demandas; y con o sin pactos con el MAS, ir preparando el terreno para resolver a favor de la burguesía y el imperialismo la crisis nacional.
Evo Morales y el MAS denuncian la conspiración y llaman a defender la “unidad nacional” y el “proceso de cambio”... mediante un nuevo diálogo nacional con la bendición de la Iglesia y de la proimperialista OEA. Es decir que en medio de una tensa crisis política que se ha hecho crónica, todos quieren un acuerdo pero se enfrentan en una dura pulseta, una “guerra de posiciones” para imponer sus propias condiciones. Es posible que antes o después del 4 de mayo vuelvan a sentarse a la mesa para negociar, pero cualquier pacto con la derecha será contra los trabajadores y el pueblo, y por tanto debe ser claramente denunciado y rechazado.
Apoyar políticamente al gobierno de Evo Morales, es apoyar la colaboración de clases con los empresarios, terratenientes y transnacionales que no hace sino alimentar las fuerzas de la derecha y atar las manos de los trabajadores y el pueblo, cuya movilización es la única forma de aplastar a la reacción.
Apoyar políticamente al gobierno de Evo, es apoyar una política económica a favor de los capitalistas que descarga sobre la economía popular la inflación, los bajos salarios, el incumplimiento de las leyes laborales, la escasez de empleo, mientras que tibias medidas parciales como importar harina o prohibir la exportación de aceite en nada resuelven el problema.
Lamentablemente, la COB, CSUTCB y la mayor parte de las altas direcciones sindicales apoyan al MAS y por ello ni siquiera plantean una lucha seria por el salario y contra la carestía de la vida, la especulación y las maniobras de los empresarios.
Dejan así libradas a su suerte a importantes luchas como la de Camiri por la nacionalización petrolera, la huelga de los mineros de Colquiri por el bono de producción, las luchas de los maestros y trabajadores de salud, la protesta de los gremiales y carniceros de El Alto y La Paz contra los aumentos de precios de los ganaderos y agroindustriales, y el rechazo de San Julián, Yapacani, los pueblos indígenas, el Plan 3000 y otros sectores de Santa Cruz al reaccionario e ilegítimo referéndum autonomista; cuando lo que está planteado es unir y coordinar las luchas para pegar como un solo puño.
Sólo la movilización general de los trabajadores, los campesinos, los pueblos originarios y el pueblo pobre de las ciudades puede derrotar a la reacción e imponer el conjunto de las demandas obreras y populares.

¡Boicot al referéndum autonomista del 4 de mayo!

Por el aumento salarial de emergencia del 30%, en el camino de un salario equivalente a la canasta familiar y con escala móvil.

Impulsar Comités populares de control de precios y abastecimiento.

Nacionalización de las aceiteras, la agroindustria y el petróleo, sin pago y bajo control de los trabajadores.
Monopolio estatal del comercio exterior.

Comités de autodefensa obrera y popular contra los ataques de los grupos de choque de la reacción.

Imponer un verdadero plan de lucha de la COB, ampliamente discutido y preparado desde las bases.

Recuperar la independencia política y organizativa de la COB y los sindicatos.