< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Se rechazó pedido de amas de casa

 

Palabra Obrera conversó con Laura Condori, miembro de la directiva de CONACMIN (Confederación Nacional de Amas de Casa Mineras), quien expresó su molestia ante el nuevo rechazo por parte del Congreso del pedido de un boliviano por año por trabajador para apoyar a la Confederación de Amas de Casa Mineras en la tarea de organización de nuevos comités de amas de casa en los distritos alejados y para encarar la lucha contra el alza del costo de vida y de la canasta familiar. La compañera expresó que desde el XXVIIIº congreso minero vienen haciendo este pedido de colaboración y que sin embargo, por el cambio de gestión no se hizo nada, y se les viene postergando.

En esta gestión las compañeras han realizado varias tratativas con los sindicatos de base para recibir su apoyo en este congreso “ya que tenemos ganas de trabajar”.
Sin embargo, desde el presidium se argumentaron trabas estatutarias, y pese a que las compañeras pelearon y discutieron la mayoría de los delegados se opuso “por aclamación”, postergándose nuevamente el problema aunque las amas de casa mineras tienen una gran tradición combativa (fueron las primeras en la movilización que obligó a retirarse a la dictadura banzerista en los 70).

Un episodio más que muestra el carácter burocrático y la falta de sensibilidad hacia los sectores más oprimidos que tuvo este congreso.