< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Imponente movilización antiimperialista ¡Hay que retomar la agenda de octubre!

 

El pasado lunes 9 de junio, decenas de miles de trabajadores, juntas de vecinos, sectores populares y campesinos, aproximadamente 100.000, se movilizaron a las puertas de la embajada norteamericana en La Paz. Con los gritos de “fuera yanquis de Bolivia”, “Estados unidos, asilo de asesinos” y con la demanda de “Expulsión” de la delegación diplomática, la vanguardia de la marcha fue reprimida ante la exigencia de que la bandera norteamericana fuera arriada.

La movilización antiimperialista, es una señal de la impaciencia que empieza a recorrer a los sectores populares ante la recuperación de la “derecha” y sus manifestaciones de violencia racial en Sta Cruz y Sucre, el alza del costo de vida, el virtual congelamiento salarial, la inexistencia de tierra y territorio para los pueblos originarios y las comunidades campesinas.