< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


El Alto

¡Terminar con la mafia de la basura!

 

A principios de julio debería haberse firmado el nuevo convenio entre la Alcaldía de la ciudad y la empresa de recojo de basura “Trébol S.A” por 5 años mas. La demanda de la empresa de cobrar 17 dólares la tonelada combinado con la suspensión de dos reuniones del consejo municipal para revisar los contratos han provocado que la eventual firma del convenio se postergue por tres meses más, para convocar luego a una nueva licitación.

Sin embargo, y mas allá de estos aspectos formales, el recojo de basura en la ciudad sigue en manos de un monopolio, que cambiando regularmente de nombre -hoy son Trebol, antes eran Clisa S.A., el botadero es Colina S.A, todas en manos de los mismos personajes como Jofre, Valve y otros-, se enriquece a costa de los trabajadores a quienes no se les reconoce hace varios años vacaciones, no se realizan los pagos a la seguridad social y se reduce permanentemente el salario con multas, cobros indebidos, no pago de horas extras, y un sin fin de abusos además de brindar un pésimo servicio, que el pueblo alteño paga regularmente.

En este negocio, se encuentran comprometidos desde dirigentes sindicales, miembros de la empresa EMALT de la Alcaldía y diversos funcionarios que por algunas propinas facilitan la labor monopólica de los patrones constituyéndose toda esta red en una verdadera “mafia basurera”.

Ante esta situación en algunas juntas de vecinos, se planteó crear micro empresas para que se hagan cargo del servicio. Sin embargo, esto empeoraría el servicio al no contar con la capacidad técnica necesaria, encarecería el costo y afectaría las condiciones laborales al precarizar aun más a los trabajadores. Por tal motivo y correctamente los trabajadores se oponen a una salida semejante que solo beneficiaría a algunos familiares de dirigentes de juntas vecinales que ven la posibilidad de enriquecerse con este mecanismo.

La única salida que beneficie no solo a los trabajadores sino a toda la población alteña es la que ya han empezado a plantear varios trabajadores de base: luchar por la municipalización definitiva del servicio de recojo de basura, imponiendo en el mismo formas de control obrero colectivo y vecinal que garanticen los derechos laborales de los más de 500 asalariados así como un eficiente y barato recojo de basura para la ciudad.

Es necesario aprovechar la postergación de la firma del contrato para asestarles el golpe de gracia a estos empresarios y sus redes mafiosas. Las juntas de vecinos, así como empezaron los vecinos de Villa Ingenio, junto con la lucha de los trabajadores emprendida hace un mes deben unificar esfuerzos para llevar adelante un verdadero plan de lucha para imponer un salida obrera a este crónico problema.

Desde la Casa Obrera y Juvenil de El Alto nos ponemos al servicio de esta lucha y convocamos al conjunto de las organizaciones alteñas a coordinar esfuerzos para imponer la municipalización Ya.