< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Solares, Evo y otros dirigentes nacionales sellan un “pacto antioligárquico, pero sin proponer un plan concreto de movilización ni descartar el diálogo con el Gobierno...

¡Por la movilización nacional y la huelga general! ¡Que convoquen una Asamblea Popular!

 

En la mañana del 9 y como respuesta al acuerdo Mesa-Parlamento, los dirigentes de la COB y de varias organizaciones campesinas y populares se reunieron, acordando un “pacto antioligárquico”.



Asistieron entre otros Jaime Solares, Miguel Zubieta, Felipe Quispe y Evo Morales, Roberto de la Cruz , etc.

Como puntos para el acuerdo se propusieron “pedir la aprobación de una nueva Ley de hidrocarburos que eleve las regalías petroleras del 18 al 50 por ciento, la realización de una Asamblea Constituyente y finalizar el contrato con Aguas del Illimani” . Aunque se ataca al gobierno y se planteó recurrir a la movilización, no hay un llamado claro ni un plan de lucha. Para encarar una movilización generalizada como la que hace falta, hay que preparar política y organizativamente la lucha, para estar a la altura de los combates decisivos que se avecinan. Los dirigentes no han planteado ninguna respuesta a estos problemas.

Por otra parte, varios de los puntos en discusión, como la ley de Hidrocarburos (que es programa del MAS) tienen un carácter de presión reformista sobre Mesa, y no son parte de un programa de demandas obreras, campesinas y antiimperialistas, ampliamente debatido entre las bases.

Hace falta unidad para la lucha

Si los dirigentes se unen para la lucha sería un paso adelante. Pero no se puede confiar en Evo y otros dirigentes que parecen apostar más bien a reabrir el diálogo con el gobierno.

Lamentablemente, más que un acuerdo para encarar estas tareas, hasta ahora se parece a anteriores pactos, como el “estado mayor del pueblo” de carácter cupular y que no expresaban una voluntad seria de los dirigentes para unir a los trabajadores y el pueblo en una movilización generalizada.

Pero cualquier trabajador siente que hace falta la unidad para la lucha contra el gobierno y por ello, muchos estarán viendo este pacto de las principales direcciones del movimiento de masas como un paso adelante.

Por eso, les decimos a las bases: ¡Tómenle la palabra a los dirigentes! Que pasen de los dichos a los hechos, encarando la preparación efectiva de una movilización nacional unificada que deberá encaminarse hacia la huelga general política y el bloqueo de caminos. Comencemos ya mismo coordinando las luchas, bloqueos y movilizaciones en marcha. El ampliado de la COB en la UPEA convocado para el viernes 11/03 es una gran ocasión para avanzar en esta dirección.

Preparar la Asamblea Popular

Además, hay un problema clave para preparar a fondo la lucha común que la situación exige. Es necesaria una efectiva unidad desde abajo. Nada mejor que convocar desde la COB (donde este tema se discutió y aprobó en más de una ocasión) y demás organizaciones en lucha a una Asamblea Popular . La misma debería conformarse en base a representantes de base con mandato de sus asambleas de todos los sectores obreros, campesinos, originarios, del Altiplano y del Oriente, de cada fábrica, mina, barrio popular o comunidad. En ella discutiríamos un programa de acción obrero y campesino contra el gobierno proimperialista, para imponer nuestra propia salida a la crisis nacional, y un plan de lucha que culmine en una verdadera huelga general política La organización de esta Asamblea debe encararse a todo nivel: local, regional y departamental, para poner en pie de lucha todas las fuerzas de la nación explotada y oprimida. Estaríamos retomando así la experiencia de la Asamblea Popular de 1970 y abriendo el camino de un Octubre victorioso.

Por EM