< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¡Asamblea popular ahora!

¡Que la COB, la FEJUVE y COR alteña y las organizaciones en lucha la convoquen ya!

 

Mientras las masas imponen unidad para luchar en las calles y caminos, los dirigentes dividen y los acuerdos cupulares, como el "pacto por la unidad" se han mostrado inútiles para unificar la lucha. Tampoco bastan los llamados desde arriba a la huelga general indefinida, sin preparación desde las bases, sin ninguna iniciativa para organizar a los trabajadores de las "capitalizadas", ni para incorporar a las decenas de miles de obreros en fábricas, talleres y minas.

Es necesario y urgente que la COB, la COR y las juntas vecinales alteñas, la FSTMB, el magisterio de La Paz y demás organizaciones en lucha convoquen a una Asamblea Popular, compuesta por delegados de base y con mandato de cada fábrica, mina, barrio popular o comunidad, teniendo también representantes las corrientes políticas obreras, campesinas y originarias, para decidir cómo desarrollar efectivamente la movilización nacional unificada.

La Asamblea Popular podría erigirse en el frente único de todas las masas obreras, campesinas, populares y originarias, soldando la alianza entre los explotados del Occidente y el Oriente del país y oponiendo así un poder efectivo a los elementos de desintegración nacional que atiza la derecha cruceña. Permitiría también trabajar sobre la base del Ejército, para desbaratar las conspiraciones golpistas de los jefes y oficiales. Sería además, la forma de construir un poder de las masas trabajadoras de la ciudad y del campo, opuesto al debilitado poder estatal de la burguesía para abrir el camino a una salida revolucionaria, obrera y campesina. La Asamblea Popular puede comenzar a dar respuesta a la demanda que crece en sectores de vanguardia, al grito de poder popular, o gobierno obrero y campesino.

¡Demos los primeros pasos, con una Asamblea Popular alteña!

Esto no puede quedar como una consigna más. Este problema ya ha comenzado a ser discutido en algunos ampliados y reuniones sindicales, así, el 2º ampliado de emergencia de la COR, hace dos semanas, discutió conformar "las Asambleas Populares que organicen la toma del poder". ¡Hay que poner manos a la obra!
Nada impide que se reúnan urgentemente en El Alto los representantes de todas las juntas vecinales, de todas las fábricas y talleres, del magisterio y los gremiales, de los estudiantes secundarios y universitarios, electos en la base y trayendo mandato de sus asambleas, contando con representantes las corrientes políticas obreras, campesinas y originarias, para decidir en común como seguir adelante con la lucha. Una Asamblea Popular alteña permitiría un gran salto en la organización y movilización y sería un gran ejemplo a nivel nacional. ¡Que las juntas vecinales, el magisterio alteño, la UPEA y otros sindicatos combativos tomen la iniciativa, votando en sus asambleas esta exigencia y cómo ponerla en pie! ¡Sigamos este mismo camino en Huanuni y en otros distritos!