< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Primeras acciones de resistencia en Europa

 

Con la agudización de la crisis económica internacional y la crisis social que provoca su impacto, comienza a darse un aumento de la actividad y las luchas de la clase obrera en diferentes países de Europa.



En Inglaterra, los días 16 y 17 de julio, 650 mil trabajadores del sector estatal y de los municipios salieron a la huelga contra el congelamiento salarial impuesto por el gobierno laborista de Gordon Brown. El paro tuvo un alto acatamiento y paralizó la actividad de escuelas, oficinas del estado, bibliotecas públicas, centros de arte y deportivos. Además, se vio afectado el servicio de recolección de basura, y se cancelaron vuelos en el aeropuerto irlandés de Derry y los ferries en algunos puertos bajo administración municipal, afectando sectores que cumplen una función vital en la comunicación y comercio con el resto de la isla. La gota que rebalsó el vaso fue la oferta del gobierno de Brown que establecía un tope de aumento salarial del 2.45% cuando el índice de precios al consumidor según datos oficiales es del 3.8% y la inflación amenaza llegar al 5% para fin de año. Las cuotas de las hipotecas aumentaron un 8%, los productos básicos como leche, pan, petróleo, gas y electricidad se han ido por las nubes, sufriendo el alza más grande en los últimos 25 años. Por eso la oferta salarial del gobierno es denunciada por los trabajadores como un "recorte salarial" a sus ya magros sueldos que hace 10 años que vienen rezagados por debajo del nivel de inflación. A la lucha se han plegado empleados de oficina, bibliotecarios, asistentes docentes y auxiliares.
En España, el 16 de octubre, un millar de trabajadores de la fábrica Nissan de Zona Franca salieron a las calles de Barcelona para rechazar el Expediente de Regulación (ERE), que plantea el recorte de la plantilla de trabajadores en un 37,5%, con el objetivo de deslocalizar la empresa a Tailandia en busca de mano de obra barata y dejar en la calle a 4479 trabajadores.
En Italia, el 17 de octubre se dio una huelga general que planteó el rechazo a la política de recortes salariales, a los convenios de reforma de los convenios nacionales, a las medidas racistas contra los inmigrantes y a la reforma privatizadora de la educación. Luego han continuado dándose importantes movilizaciones estudiantiles.
En Grecia, el 21 de octubre se desarrolló una huelga general de 24 horas en la que participaron millones de trabajadores del sector público y privado contra el rescate millonario anunciado para los bancos y la privatización de la línea aérea estatal. La huelga exigió aumento salarial y un aumento al gasto social para ayudar a las familias de los trabajadores que están siendo afectadas por la crisis económica.
Finalmente, a inicios de octubre en Bélgica, país que no se caracteriza por los niveles de movilización, se dio en una huelga general muy importante en rechazo al plan de salvataje de los bancos por el gobierno y reclamando aumento salarial ante la carestía de la vida.

Por Pity Ezra