< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¡Sólo un gobierno obrero, campesino y originario puede dar una salida a la crisis nacional!

 

No puede ser que la salida política a esta situación la impongan una vez más la clase dominante y sus partidos y representantes políticos a través de las negociaciones en el Parlamento o, si las mismas fracasan, reactivando la idea de adelantar elecciones, una nueva "sucesión constitucional" si Mesa cae o imponer una "solución de fuerza" golpista. Por eso, hay que levantar la lucha por un gobierno de las organizaciones obreras y campesinas que además, sería el único que podría garantizar una Asamblea Constituyente revolucionaria, es decir, verdaderamente libre y soberana, contra la autonomía reaccionaria que quieren imponer a toda costa los "cívicos" cruceños, y contra la asamblea tramposa que quieren negociar Mesa con ayuda del MAS. Una Asamblea que sea organizada según la voluntad de los trabajadores, campesinos y pueblos originarios, donde debatir una solución obrera y popular a los problemas nacionales, como la tierra y el territorio, la renacionalización del gas y las "capitalizadas", el empleo y el salario, salud y educación y el no pago de la deuda externa.

La crisis política y la naturaleza misma de la movilización actual plantean de hecho el problema de quién ha de gobernar el país. A las maniobras burguesas y a todas las propuestas de colaboración de clase para apoyar a supuestos militares patriotas, abogadillos burgueses o curas "progresistas", hay que oponer resueltamente la lucha por un gobierno obrero y campesino, el único que podrá imponer una solución progresiva a los problemas nacionales, derrotando a las transnacionales y a sus aliados, los empresarios y terratenientes locales y rompiendo con el imperialismo. En algunos sectores, como en la COR alteña, se comienza a abrir paso la consigna de "¡Viva el gobierno del pueblo de obreros y campesinos!" Es constituyendo la Asamblea Popular es como podrá materializarse un Gobierno de la COB, FEJUVE, COR, CSUTCB, sindicatos y organizaciones originarias en lucha!