< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Una discusión necesaria

La izquierda ante el referéndum


Es necesaria una política consecuente por la independnecia de clase en todos los terrenos
 

El referéndum del 25 de enero fue una prueba política importante para las distintas corrientes de izquierda. La burocracia de la COB, la COR El Alto, el CONALAM, el stalinismo y otros sectores aliados al MAS apoyaron el sí a la nueva CPE hecha para enterrar la agenda de Octubre y “alineada” con los reclamos de la clase dominante mediante el pacto congresal del 28/10.
En algunos sectores de la izquierda sindical, como en la COD-Oruro y otros, se expresaron posiciones que no querían apoyar al MAS, pero que correctamente tampoco quieren confundirse con la derecha.

Desde la LOR-CI, llamamos a que “El 25 de enero, no vote con los “cívicos” y neoliberales por el NO ni le dé el SÍ al gobierno que concerta con los empresarios, los terratenientes y las transnacionales. No vote por una Constitución hecha para enterrar la “Agenda de Octubre”. Voto en blanco, nulo o abstención” (Declaración del 12 de enero). Creemos que la corrección de esta posición ha sido ampliamente confirmada por los hechos del 25 y posteriores días.

Por su parte, el POR-Masas llamó también al voto blanco o nulo (y la abstención), aunque con una argumentación propagandista y sectaria que no compartimos. Como han hecho siempre, el POR se conforma con repetir una verdad general abstracta (que se trata de una constitución burguesa y que sin revolución no cambia la organización de la sociedad que se expresa en la constitución). Declama “basta de circo electoral” puesto que “masistas y derechistas opositores son en definitiva o mismo” exagerando que la CPE “es ajena a las mayorías nacionales y poco tiempo pasará para que las masas descubran el embuste de la nueva constitución” (Masas 2113) cómo si las masas ya estuvieran agotando la experiencia con el populismo del MAS y superar las ilusiones en la democracia. Esto, para escabullirse ante el problema político central: levantar una política concreta para ayudar a las capas avanzadas a reagruparse en un polo de independencia de clase.

Desbarranque de AMR-Partido Obrero y la LIT-CI

Lamentablemente algunos sectores de la izquierda que se reclama obrera y socialista cayeron en un posicionamiento vergonzoso al llamar a votar NO, quedando a la cola de los neoliberales, autonomistas y clericales proimperialistas más recalcitrantes. Se trata de la LITCI (orientada por el PSTU, de Brasil) y el Partido Obrero (de Argentina, integrante del CRCI), dos corrientes del movimiento trotskista latinoamericano que si bien no tienen mayor presencia en Bolivia, intentan poner en pie grupos locales.

La LITCI no sabe donde ponerse...

Esta corriente había llamado a votar por el SÍ el 10 de agosto, en el referéndum revocatorio donde se plebiscitó al gobierno y su “proceso de cambio”, ahora da un giro de 180º. Según ellos (Declaración en la página web de la LIT), ocurre que “la incorporación de las principales exigencias de la media luna fascista cambió el contenido del texto constitucional y representó una traición del gobierno de Evo a las esperanzas de las bases.” ¿Quieren decir que si se hubiera mantenido el texto anterior, ése hubiera sido progresivo y habrían llamado a apoyarlo? Pero el texto nacido de Sucre y Oruro ya buscaba sepultar la “agenda de octubre” y se enmarcaba en el orden burgués aún antes de ser “consensuado” con la derecha en el Parlamento.

La LITCI dijo que para “Derrotar el acuerdo plasmado en la Constitución. ¡Vote NO!” Pero el NO era sólo la otra cara del mecanismo de legitimación electoral de los consensos alcanzados en octubre y que viabilizaron el referéndum, no representaba la ruptura con los mismos sino que llevó agua al molino de la oposición derechista para que ésta pueda seguir negociando por más concesiones a la burguesía y los terratenientes.

La LITCI llega a afirmar que en “en la situación actual, un voto nulo o abstención es un centrismo que no demuestra claramente el retroceso que significa este texto constitucional.” En todo caso, harían bien en “no mentar la soga en casa del ahorcado”. El centrismo radica en caer en la trampa de elegir entre las dos variantes que ofreció el régimen -el SÍ o NO del referéndum -, en lugar de buscar cómo expresar una perspectiva independiente, de clase, frente al reformismo masista y la oposición conservadora también en el restringido y pseudo democrático terreno del referéndum.

El centrismo es de la LITCI y se expresa en su incapacidad de sostener consecuentemente una posición obrera independiente ante los principales hechos de la realidad latinoamericana, sea en Bolivia como en Venezuela. Allí también convocaron a votar NO coincidiendo con los “escuálidos” derechistas en el referéndum de diciembre de 2007.

AMR / Partido Obrero / CRCI perdieron el rumbo

Esta corriente llamó a votar por Evo “críticamente” en anteriores ocasiones y hasta se esperanzó con que surgiera un ala revolucionaria dentro del MAS, pero ahora adhirió al NO contra la “constitución evo-derechista” (Prensa Obrera nº 1070).
Para justificarse, tuvo que repintar a su gusto la coyuntura política boliviana, afirmando que “la burguesía boliviana vota SÍ y hasta la Iglesia católica publicó un documento con "diez puntos a favor" y "diez en contra" de la nueva Constitución, con lo cual sugiere votar por la positiva”. ¡Qué delirio imaginativo! Cualquiera sabe que la burguesía, si bien apoyó el pacto congresal del 28 de octubre y viabilizó el referéndum, no llamó a votar SÍ y que mayoritariamente se sumó al rechazo. Por otra parte, es evidentísimo que la Iglesia tampoco llamó a votar afirmativamente sino que hizo activa campaña en contra de la CPE. El propio documento en que se basan los compañeros induce al NO, en el estilo sibilino habitual en los curas. También se equivocó PO al afirmar que “una franja importante de la derecha desconocerá la convocatoria de los "cívicos" y votará por el SÍ, como lo plantean los sectores más importantes de la burguesía. Al mismo tiempo, una porción de votantes oficialistas muy posiblemente se abstendrá”.

El nivel de votación estuvo entre los menores históricamente y el mayor voto por el NO expresó principalmente el giro conservador de los sectores medios urbanos.

Pero el balance del referéndum que hacen en POonline 4, 29/01/09 es insuperable. Allí ni siquiera mencionan su propio voto por el NO de la víspera (¿por qué?); y concluyen afirmando con todas las letras que “El indigenismo de Morales es profundamente reaccionario en cuanto propugna un retorno imposible a las formas precapitalistas de producción. Por eso, él representa al viejo incario, al que no resistió a la invasión de los conquistadores y fue tras ellos de la mano de los kurakas, de los caciquejos.”

Esto es un disparate con más errores que palabras, pletórico de ignorancia histórica y desconocimiento del proceso político actual. Entre otros “detalles”, desconocen que el MAS no pretende “un retorno imposible a las formas precapitalistas de producción” sino desarrollar el “capitalismo andino” -como dice García Linera- a través de un “nuevo modelo nacional productivo” basado en la colaboración con el gran capital nacional y extranjero. El objetivo político del “análisis” de PO es encubrir su capitulación al frente derechista por el NO, pues, si es tan “profundamente reaccionario” el MAS, votar junto a los chupacirios, oligarcas y racistas “blancoides” era una cuestión táctica completamente secundaria.

Curiosamente el pequeño núcleo de simpatizantes de PO-CRCI en La Paz (que firma AMR), se inclinó primero por la abstención: “La Agrupación Marxista Revolucionaria (AMR) convoca a la abstención, a no votar, y a movilizarse contra la derecha y contra el texto constitucional derechista.” (Declaración del 4 de enero) luego acompañaron y difundieron el giro de PO llamando a votar NO, más tarde distribuyeron sin ninguna crítica la declaración de la burocracia de la Confederación de fabriles (que asesoran) favorable al MAS y que “insinúa” votar por SÍ afirmando que “la NCPE, constitucionaliza algunos derechos ya conquistados por nuestra lucha” y que “los trabajadores industriales, enfrentados nuevamente contra los enemigos de la patria, en defensa de los recursos naturales, en defensa de las empresas y del aparato productivo, por la dignidad nacional y por nuestros derechos sociales y laborales, acompañaremos esta coyuntura”, para terminar reproduciendo como balance el mentado artículo del “indigenismo de Morales profundamente reaccionario”. Definitivamente, no quisieron quedar mal con nadie...

Desubicación política

El PO y la LITCI imaginan que todo lo que vaya contra el gobierno es de por sí “progresivo”, sin importarles no tener una política independiente y de clase y cayendo en una total desubicación política guiados por su método mecanicista y antidialéctico.

Los morenistas dirán que el voto “es táctico”, PO piensa lo mismo pero no lo dirá. En todo caso, para los marxistas, la táctica debe estar ligada y expresar una estrategia. Al ubicarse en estos referéndum por el sí o por el no, sin diferenciar sus contenidos políticos y de clase, simplemente olvidan que lo central es expresar una política obrera consecuente.

Con tales “tácticas” no ayudarían jamás a orientar a la vanguardia ni a fortalecer un polo por la independencia de clase, independiente del gobierno como de la oposición burguesa. Sería bueno que los militantes de estas corrientes reflexionaran sobre esto.

Por Eduardo Molina