< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La lucha de los trabajadores de Almacenes Aduaneros (ex DBU-Swissport)


Un ejemplo del que hay que aprender
 

El próximo 26 de marzo, los almacenes aduaneros pasarían del control de la transnacional suizo-peruana DBU-Swissport y la interventora Carola Valverde, nombrada por uno de los masacradores de octubre, el general masista Cesar López Saavedra a manos de la estatal Depósitos Aduaneros Bolivianos, (DAB).

En esta fecha crucial, en la que los pegacarteles del partido de gobierno buscaran que se despida a los trabajadores para repartirse las “pegas” de los almacenes, como ya ha amenazado la derechista interventora, es muy importante mantener la guardia ante el intento de despidos selectivos como el que ya hizo el gobierno con Walter Mamani, Secretario de Conflictos del sindicato, y al que se despidió sin causa y con violación de fuero sindical y en ausencia de todo proceso administrativo.
Así mismo es clave que los trabajadores de diversos sectores, como entre fabriles y de los servicios, que aun confían en el Gobierno y el Ministerio de Trabajo asimilen la experiencia de lucha de los trabajadores de DBU-Swissport, quienes, desde el 2005 en que constituyeron su sindicato, fueron los primeros en pelear por la reaversión al Estado de esta empresa. Mientras miembros de la COR y la FEJUVE, cual aves carroñeras pelaban por pegas, ministerios o prefecturas, los estibadores de los almacenes aduaneros peleaban por los intereses de todos los trabajadores y el pueblo boliviano.

Los trabajadores llevaron a cabo varias medidas de fuerza exigiendo no solo el cumplimiento de sus derechos laborales que fueron sistemáticamente violados en los años de capitalización, sino que reclamaban la reversión al Estado sin indemnización, y su puesta en funcionamiento bajo el sistema de control obrero colectivo, para evitar la corrupción que siempre ha caracterizado a las empresas del Estado como lo esta demostrando con creces el caso de YPFB y Santos Rapiñes. Sin embargo el gobierno masista y sus aliados militares en la aduana de TRADEPA y PODEMOS mientras creaban la nueva DAB, se negaban sistemáticamente a contemplar la propuesta del control obrero ya que esto les permitirá en un futuro no muy lejano, enriquecerse rápidamente con los recursos del pueblo boliviano como viene sucediendo en Yacimientos. Para amedrentar a los trabajadores y evitar que sigan en la pelea, decidieron violar desde el gobierno mismo los derechos laborales y sindicales despidiendo al secretario de conflictos, en una acción que criminaliza la protesta social y que ni siquiera la transnacional peruana se animo a llevar a cabo. Llamamos a los trabajadores a estar alerta para brindar la más amplia solidaridad a estos trabajadores que tuvieron la valentía de pelear por los derechos de todo el pueblo alteño y boliviano y que hoy se encuentran amenazados con el despido masivo por tal osadía.

Por J.F.