< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


FABRILES

¡Viva la lucha de los trabajadores de MAKITESA!


A dos meses de ocupación de fábrica
 

EL 29 DE ENERO y luego de esperar casi cuatro meses la cancelación de sus salarios, los 180 trabajadores de la empresa MAKITESA decidieron ocupar la empresa, no solo para exigir los salarios y beneficios sociales adeudados sino especialmente para garantizar la continuidad de la fuentes laboral y exigir al gobierno alguna forma de traspaso de la misma en beneficio de los trabajadores.



Los trabajadores de MAKITESA han sido uno de los primeros sectores fabriles que se ven obligados a tomar drásticas medidas de lucha para enfrentar a la patronal, encabezada por Rene Mayer, hombre con vasta experiencia en hundir fabricas, como la ex HILBO de la que fue dueño, y uno de los más prominentes esclavistas del consorcio IBERKLEID.

En esta lucha los trabajadores no solo que han tenido que enfrentar las dificultades propias de una ocupación, sino también a bandas pagadas por los empresarios. El pasado martes 24 de febrero, es decir el “Martes de Ch’alla” varias decenas de matones, armados con toletes policiales -cuestión extraña que hace suponer la participación extraoficial de jefes policiales-, desembarcaron en la empresa, arrinconaron, gasificaron y golpearon a las mujeres que en ese momento se encontraban de guardia y se llevaron 20 máquinas y casi 300 cajas de prendas terminadas.

Previamente representantes del sindicalismo “amarillo” al servicio del Grupo Iberkleid, como Rodolfo Ramos de AMETEX -empresa que según diversas fuentes viene retirando entre 10 y 15 trabajadores por día de los 5000 en funciones, habían intentado disuadir a los trabajadores en la toma de estas medidas y persuadirlos para que entreguen la mercadería terminada ya que “habría riesgos para todos los trabajadores del consorcio”. Este hombre se dedicó por diversos medios de prensa a desprestigiar la lucha obrera de Makitesa, defendiendo a sus propios patrones.

Pese a todo, la ocupación se mantuvo y los primeros resultados de esta tenaz resistencia se dieron el pasado 2 de marzo en que por orden judicial fue nombrada como interventora la señora América Ríos, delegada del Juzgado 6º de Trabajo, comprometiéndose a velar por las deudas a los trabajadores y la estabilidad laboral.

Los trabajadores han mantenido con firmeza las medidas de lucha esperando que tanto el gobierno como el juzgado ofrezcan garantías a la estabilidad laboral de los trabajadores y el cumplimiento de todos sus derechos.

Hace años que no se producía una ocupación de fábrica en La Paz y la acción de los trabajadores de MAKITESA muestra que éste es el camino para enfrentar las maniobras empresariales, los despidos y cierres, lo que plantea la necesidad de imponer la nacionalización de la empresa, sin pago y bajo control de los trabajadores, única forma de asegurar el mantenimiento de la fuente de trabajo.

Desde Palabra Obrera llamamos a brindar la más activa solidaridad con los trabajadores en lucha de Makitesa.