< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Recuperar la independencia de clase en la COB

 


Se acerca la fecha anunciada para el Congreso de la Central Obrera Boliviana, aunque se conoce que la directiva maniobra para postergarlo lo más posible. Este evento debiera realizarse con amplia discusión y plena participación de las bases, para decidir cómo unirnos y movilizarnos para frenar los ataques empresariales, defender el salario, asegurar el respeto a la jornada de 8 horas y demás derechos laborales, como parte de una respuesta de los trabajadores para que la crisis la paguen los capitalistas y el imperialismo, y no las familias obreras y el pueblo pobre. Esto, junto a cómo avanzar en dotarnos de una expresión política propia de los trabajadores, independiente del gobierno tanto como de los partidos empresariales, debieran ser dos temas claves del próximo congreso.

Sin embargo, Pedro Montes y los actuales dirigentes, de la mano del Gobierno, quieren asegurarse un Congreso burocrático y bien controlado, o bien postergarlo lo más posible. Buscan consolidarse en sus sillones y mantener a la COB, bajo el pretexto de “defender el proceso de cambio”, como dócil “correa de transmisión” de las políticas del oficialismo, de pactos con los empresarios, bajos salarios, postergación de las demandas de los trabajadores y conciliación con la derecha y las transnacionales. Al servicio de esta política, el gobierno con la colaboración de los dirigentes nacionales a cambio de algunas prebendas, está avanzando en la cooptación estatal de la COB y los sindicatos,.

A pesar del rol de los dirigentes, crece el descontento obrero por la situación laboral, y hay disposición a la lucha, a resistir los ataques empresariales, como el intento de prolongar la jornada laboral o los despidos, como muestran la gran movilización minera a La Paz y las luchas de otros sectores, como magisterio, enfermeras, Manaco, Luz y Fuerza de La Paz, etc.

Que estas luchas triunfen es muy importante para prepararnos frente a los próximos ataques de los empresarios al salario, la jornada laboral, el empleo, pues los patrones, ayudados por la política económica del gobierno, pretenderán que los trabajadores paguemos la factura más pesada de la crisis para mantener a salvo sus ganancias.

Y para eso, tenemos que dotarnos de un programa obrero para que la crisis la paguen los capitalistas y el imperialismo, con medidas como la defensa de las 8 horas para todos los trabajadores del país, en el camino de imponer el reparto de las horas de trabajo entre todos los brazos disponibles, y sin reducción salarial (con lo que habría trabajo digno para todos), el control obrero colectivo, la nacionalización sin pago y bajo control obrero de toda empresa que cierre o despida y otras medidas, imprescindibles para unir a los sindicalizados y no sindicalizados, a los desocupados, a los precarizados (que hoy son la amplia mayoría) y proteger los intereses de la familia trabajadora.

Esto va de la mano con la necesidad de recuperar la plena independencia de clase (como señalan los estatutos de la central obrera) es decir, sindical y política de la COB y las organizaciones matrices, hoy enfeudadas por la burocracia al gobierno.

Si bien la propuesta de construir un instrumento político de los trabajadores basado en los sindicatos ha sido cajoneada por la conducción cobista, la clase obrera necesita una expresión política propia, que utilice todas las instancias para denunciar la situación laboral, apoyar las demandas obreras y presentar una respuesta de los trabajadores frente a la crisis y los grandes problemas nacionales.

Debemos pelear por la más amplia democracia obrera en la COB y los sindicatos y la expulsión de la burocracia corrupta. Necesitamos comenzar a sentar las bases de una nueva dirección, clasista, combativa e independiente del gobierno y cualquier variante patronal para la COB.
Por eso, los trabajadores y las trabajadoras que nos agrupamos en torno a la LOR-CI y el periódico Palabra Obrera hacemos un llamado a todos los sindicatos combativos, a nuestros hermanos de calse que hoy están en distintos conflictos, a los trabajadores avanzados que quieren recuperar nuestras organizaciones matrices como poderosas herramientas de lucha. Les proponemos comenzar a discutir y reagruparnos para dar la pelea de cara al Congreso, por una COB con independencia de clase y con un programa para que la crisis la paguen los capitalistas y el imperialismo.