< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Perdimos al Camarada Marcos

 

Marcos Maggui Yapu, fue asaltado y asesinado a mediados de mayo. Marcos era joven y trabajador, originario de Vilaque, estudiante de la UPEA y la UMSA. Se hizo militante de la LOR-CI hace dos años en un intenso momento de trabajo en el movimiento obrero alteño y cuando dábamos los primeros pasos para avanzar con las ideas revolucionarias en la universidad. Marcos es una víctima más de esta sociedad capitalista en decadencia, su muerte no fue una tragedia: le quitaron la vida por los pocos pesos que podía llevar en el bolsillo. Es que a pesar de la de “revolución democrática y cultural”, la falta de empleo y la miseria conducen a franjas del pueblo, especialmente de la juventud, a las pandillas, la delincuencia y la violencia.

Marcos era consciente no solo de la pobreza, marginación y explotación precarizada a la que son sometidos miles de jóvenes en El Alto. También veía con preocupación las consecuencias que produce este sistema al interior de las comunidades campesinas, cada vez mas sumergidas en la pobreza y falta de oportunidades para la juventud. Esto lo condujo a la búsqueda de los instrumentos políticos que le permitieran cambiar el país y el mundo, y con esas motivaciones se encontró con la LOR-CI, dentro de la cual desarro-llamos lazos de amistad y compañerismo.

Marcos, nosotros militantes revo-lucionarios al igual que vos, sin ganas de despedirte tan pronto, te decimos que continuaremos luchando sin cesar para acabar con este sistema de opresión y explotación que sumerge a la humanidad en la barbarie.

Adiós Marcos, !hasta el socialismo siempre!