< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Variantes “campesinas” que no son alternativa


Véliz y Loayza:
 

Estas candidaturas intentan hablar desde el “campo campesino y popular” y disputar un espacio al MAS, aunque con pocas posibilidades, pues ni hay rupturas políticas de masas con Evo, ni constituyen ninguna alternativa real al proyecto masista.
Alejo Véliz, con PULSO, se apoya en sectores agrarios del Valle, se alió con elementos de la derecha cochabambina y representa al ala derecha del movimiento campesino, habiendo buscado contacto en distintas ocasiones con la derecha cruceña y Reyes Villa. No tiene nada que ofrecer a los campesinos e indígenas pobres y aunque “se ponga poncho”, juega para la burguesía y la reacción.

Román Loayza, que había roto con el MAS declarando que Evo “constitucionalizaba el neoliberalismo”, terminó uniéndose a un empresario para prometer “apoyo a la producción nacional” con un programa burgués, Porfirio Quispe, empresario dirigente de CODEINA (Comité de defensa de la Industria Nacional) que luego rompió con él ante la perspectiva de sacar pocos votos. Su nuevo “vice” es nada menos que Guillermo Becar, un ex masista “clase mediero” expulsado hace un tiempo del partido de gobierno. Lo acompaña también Felipe “Mallku” Quispe (cuyos intentos de reflotar el MIP han fracasado) como candidato a diputado plurinominal por La Paz, presentando una confusa propuesta política que no va más allá de mezclar elementos de nacionalismo, populismo e indigenismo sin diferenciarse en nada sustancial del discurso oficialista.