< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Por una Asamblea Constituyente revolucionaria

 

En consecuencia, el planteo de autonomías departamentales y la asamblea Constituyente “consensuada” que propone Mesa (o su combinación, como propone el “acuerdo por la nación”) son planes burgueses para engañar al pueblo y consolidar todo lo que empresarios, terratenientes y transnacionales avanzaron en dos décadas de “neoliberalismo”.

A estas trampas hay que oponerle la lucha por una Asamblea Constituyente Revolucionaria. Amplias franjas del movimiento de masas, en particular las naciones originarias y el mundo campesino, pero también las capas medias urbanas empobrecidas tienen grandes expectativas en ejercer sus aspiraciones democráticas. Ni la “autonomía” impuesta por la burguesía cruceña ni la tramposa constituyente que quiere Mesa responden a estas legítimas expectativas. Les decimos, sólo una Asamblea Constituyente verdaderamente libre y soberana, y profundamente democrática (con las formas de representación que las masas decidan), es decir una Constituyente revolucionaria rompiendo con las trampas del orden jurídico y político actual, permitiría discutir y resolver el acceso a la tierra y al territorio mediante la liquidación del latifundio, la defensa de la hoja de coca, la autodeterminación como pueblos originarios, la nacionalización del gas como recurso estratégico para salir de la miseria y el atraso, salario, empleo, educación, salud y vivienda para todos así como infinidad de demandas largamente postergadas. En fin, cómo “refundar el país” en base a la expulsión del imperialismo y las transnacionales.

Para imponer una Asamblea así es necesario llevar adelante una gran lucha y movilización nacional (superior a Octubre del 2003), la que, como única garantía, imponga un gobierno provisional de las organizaciones obreras, campesinas y populares.