< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La "guerra del gas" y el "anillo energético"

La mentira al servicio del chantaje


Por Daniel Villaflor
 

En los últimos días hemos leído en los periódicos y escuchado a los “operadores políticos” (léase sirvientes pagos al servicio de las petroleras), hablar del “anillo energético”. Según ellos se trataría de un sistema de distribución de hidrocarburos, que integraría a todos los países de América del Sur, menos Bolivia, que quedaría fuera del negocio del gas, ya que la demanda sería cubierta por Perú. Esta historia es una mentira, que tiene como objetivo asustar al pueblo boliviano y desviarlo de la lucha por la nacionalización.

El problema es en primer lugar técnico: las reservas gasíferas del Perú en Camisea son insuficientes para abastecer a Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. Como bien aclaró el Ministro de Economía del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, “el gas que se produce en el yacimiento de Camisea está contemplado para el mercado interno y el mexicano”... “la exportación (al MERCOSUR) no puede empezar porque no tenemos las reservas suficientes", al ser entrevistado por la emisora Radio Programas del Perú (RPP).

La realidad es que las transnacionales y los serviles gobiernos de los países de la región están asustados ante la lucha de los trabajadores y el pueblo boliviano en defensa del gas. La transnacional española Repsol aspira a quedarse con la parte del león en el gran mercado de los hidrocarburos en el Cono Sur, “integrando” sus inversiones en Argentina, Chile, Perú, Bolivia, etc. Impulsar el “anillo energético” le permitirá presionar y maniobrar hasta que pueda exportar el gas boliviano como quiere.

Respol y Petrobras están detrás de los acuerdos entre Toledo, Kirchner, Lula, Lagos y compañía. A esta unidad para saquear a nuestros países, opongámosle la unidad de la clase trabajadora y los pueblos de América del Sur en la lucha común contra el hambre, la miseria, el saqueo y la entrega al imperialismo.