< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


La importancia del gas boliviano para las petroleras

 

Cada día nos enteramos de que el barril de petróleo ha tenido un nuevo aumento, ya ha sobrepasado los $us. 60 y no hay síntomas de que la escalada de precios haya acabado. Lo que lo empuja al alza, es que no hay posibilidades de aumentar significativamente la producción mundial, las transnacionales que dominan el mercado internacional no han invertido como incrementar en gran escala las reservas y para abastecer la creciente demanda y a ello se agregan problemas políticos como la tenaz resistencia que los invasores yanquis encuentran en Irak. Y en el horizonte de los próximos años, es posible que las disponibilidades mundiales de petróleo comiencen a agotarse.

Todo esto hace que un recurso limpio y barato como es el gas se valorice como gran fuente alternativa de energía, sus precios aumenten y su consumo se vaya extendiendo. En América Latina, los países que cuentan con grandes yacimientos d egas son Venezuela y en segundo lugar Bolivia.

Lo cierto es que el gas boliviano es un botín codiciado por las transnacionales, las burguesías vecinas y el imperialismo. Es un recurso no renovable que sube cada día su valor. Por ese motivo es una mentira que si “no nos apuramos a exportar vamos a perder el tren y nadie querrá nuestro gas”. Las grandes empresas como REPSOL, Shell, British Petroleum y British Gas, Total, Enron, Petrobras y otras menores, que además de nuestro país operan en Argentina, Brasil Chile, Perú, etc., necesitan de nuestro gas para “desarrollar el mercado regional”, y si a eso le sumamos la estratégica ubicación de los campos gasiferos en el corazón del continente (casi equidistantes de los posibles mercados) aparecen claras las razones por las cuales las multinacionales y los serviles gobiernos de turno pelean con uñas y dientes defendiendo “su negocio” en Bolivia.

D.V.