< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


¿Qué tipo de nacionalización necesitamos?

 

Conversando con algunos compañeros surgió la duda: “Pero, si YPF ya fue estatal, y los hidrocarburos fueron propiedad del Estado. En esos tiempos el pueblo tampoco estuvo bien, es mas, los millones de dólares generados fueron a parar al bolsillo de unos pocos.” Ante estas dudas nosotros decimos que tienen algo de razón. No se trata de nacionalizar para que el robo cambie de protagonista, a manos de altos funcionarios corruptos, ligados a los empresarios y a las transnacionales como era en décadas pasadas.

Es por eso que creemos que la única forma de asegurar que los recursos generados por la explotación de los hidrocarburos sean usados en beneficio del pueblo, es si ponemos a funcionar a una nueva YPFB (como una gran empresa estatal que concentre toda la industria de los hidrocarburos, desde la exploración y los pozos hasta la refinación, distribuidoción y exportación), bajo control colectivo de los trabajadores petroleros y los pueblos originarios (legítimos dueños del territorio donde están los yacimientos). Este control obrero de la producción y distribución, a través de representantes elegidos en asambleas de base, con mandato y revocables en caso de que alguno “olvide” su misión”, sería la forma de impedir la corrupción y los malos manejos, y controlar que la producción de gas y petróleo efectivamente sea puesta al servicio de la industrialización del país según los intereses de las mayorías trabajadoras y oprimidas.

D.V.