< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


Los trabajadores petroleros en las jornadas de junio

 

Un hecho prácticamente desconocido por la prensa pero de suma importancia fue la participación en esta nueva “guerra del gas” de los trabajadores petroleros de Senkhata . Esta estratégica planta, de la que depende el abastecimiento de combustible y de gas en garrafas para las ciudades de La Paz y El Alto, no sólo estaba completamente bloqueada por fuera por los vecinos alteños, con zanjas y barricadas para impedir que un solo camión saliera del establecimiento.

El hecho nuevo es que los trabajadores petroleros estaban en huelga.

Como informó su sindicato en la reunión del 8 de junio en El Alto, convocada para impulsar la Asamblea Popular nacional y originaria:“Los camiones están aguardando, pero las garrafas están vacías, y no las llenaremos”. En esta reunión se inició una importante discusión sobre cómo coordinar para abastecer a los barrios populares, la que de hecho planteaba el control obrero de la producción y distribución, junto a las juntas vecinales en el marco de los comités de abastecimiento cuya conformación se aprobó en la reunión.

Lamentablemente, estas valiosas iniciativas no llegaron a ser puestas en práctica debido a la oposición de Abel Mamani y otros dirigentes -en un momento en que miles de familias alteñas ya necesitaban satisfacer necesidades elementales (como el gas para cocinar) para continuar la lucha-, y por el levantamiento de las medidas ese fin de semana.

Sin embargo, no deben ser olvidadas, pues serán de gran utilidad en las próximas luchas.

Por un lado, aunque en pequeño y sin desarrollarse, la experiencia iniciada en Senkhata muestra el enorme potencial de la alianza obrera y popular en acciones concretas como hubiera sido la distribución de gas bajo control obrero y vecinal. Además, la huelga activa, la ocupación de las grandes empresas capitalizadas por sus trabajadores y el control obrero de la producción y distribución se muestran como medidas de lucha de enorme valor.