< Inicio
< Atrás

Palabra Obrera Nº 65

Palabra Obrera N° 64

Palabra Obrera Nº 63

Palabra Obrera Nº 62

Palabra Obrera Nº 61

Palabra Obrera Nº 60

Palabra Obrera Nº 59

Palabra Obrera Nº 58

Palabra Obrera Nº 57

Palabra Obrera Nº 56

Palabra Obrera Nº 55

Palabra Obrera Nº 54

Palabra Obrera Nº 53

Palabra Obrera Nº 52

Palabra Obrera Nº 50

Palabra Obrera Nº 49

Palabra Obrera Nº 48

Palabra Obrera Nº 45

Palabra Obrera Nº 44

Palabra Obrera Nº 43

Palabra Obrera Nº 42

Palabra Obrera Nº 41

Palabra Obrera Nº 40

Palabra Obrera Nº 39

Palabra Obrera Nº 38

Palabra Obrera Nº 37

Palabra Obrera Nº 36

Palabra Obrera Nº 35

Palabra Obrera Nº 34

Palabra Obrera Nº 33

Palabra Obrera Nº 32

Palabra Obrera N° 31

Palabra Obrera N° 30

Palabra Obrera Nº 29

Palabra Obrera Nº 28

Palabra Obrera N° 27

Palabra Obrera N° 26

Palabra Obrera N° 25

Palabra Obrera N° 24

Palabra Obrera Nº 23

Palabra Obrera Nº 22

Palabra Obrera Nº 21

Palabra Obrera Nº 20

Palabra Obrera Nº 19

Palabra Obrera Nº 18

PALABRA OBRERA Nº 17

PALABRA OBRERA Nº 16

Palabra Obrera Nº 15

Palabra Obrera Nº 14

Palabra Obrera Nº 13

Palabra Obrera Nº 12

Palabra Obrera Nº 11

Palabra Obrera N° 9

Palabra Obrera - Boletín Especial - junio 2005

Palabra Obrera Nº 8

Palabra Obrera Nº 7

Ediciones Anteriores
Revista Los Andes
Tesis Fundacionales
Anterior página web


El Alto después de la lucha:

Chantaje empresarial contra los trabajadores

 

Los empresarios de El Alto y La Paz han lanzado una ofensiva contra los trabajadores, con numerosos despidos -se habla de más de 200-, retraso en el pago de salarios y hasta amenazas de cierre o de “irse a Santa Cruz”. El argumento: que el paro cívico y laboral y las movilizaciones de mayo y junio les perjudicaron. Lo cierto es que los empresarios hacen gordas ganancias todo el año a costa de los miserables salarios y las largas jornadas de trabajo que deben sufrir los obreros, y ahora también quieren descargar sus supuestas pérdidas sobre las espaldas de los trabajadores.

En el fondo, este chantaje, así como la propuesta de hacer un plebiscito “contra los bloqueos” y el enjuiciamiento de dirigentes sindicales y vecinales, demuestra el temor de los capitalistas a que los trabajadores de fábricas, talleres y empresas comiencen a levantar cabeza. En realidad, la inmensa mayoría no quiere irse, pues la mano de obra barata y eficiente que pueden explotar en El Alto es la fuente de sus ganancias. Lamentablemente, la actitud de la mayoría de la actual dirigencia sindical dejó a los fabriles y otros sectores asalariados con las manos prácticamente atadas para participar en las recientes movilizaciones de manera organizada y ahora para defenderse ante estos ataques. Es que “dirigentes” como el Sr. Gálvez, de la Confederación de fabriles, imponen una política de “pacto social” en las empresas en nombre de la producción y el empleo, justificando hasta la entrega al imperialismo a través de un Tratado de libre Comercio.

Ante cualquier cierre o despido, lo que corresponde es una respuesta obrera inmediata y unitaria, con la ocupación de la empresa para defender la fuente de trabajo, exigiendo su nacionalización bajo control obrero colectivo. Es necesario comenzar a organizarse por abajo para acabar con la prepotencia patronal, defender el salario y el empleo, y preparar la lucha para recuperar plenos derechos laborales y sindicales.